Tourist Info Anna

Tourist Info Quesa

Palacio de los Condes de Buñol (Chella)

Chella

Palacio de los Condes de Buñol (Chella)

En el tramo de la Calle Nueva que enlaza con la Plaza de la Iglesia, descubrimos la elegante fachada de la Casa-Palacio de los Condes de Buñol. Se trata de una de las grandes casonas de dicha calle, producto del enriquecimiento, en el siglo XIX, de los propietarios que regaban de las aguas del nacimiento del Abrullador. El alumbramiento del manantial en el siglo XVIII propició el crecimiento agrícola y demográfico de la localidad, y la construcción de casas de propietarios como esta, de gran volumetría.

En 1906, los Condes de Buñol edificaron en Valencia un gran palacio, obra eclecticista del arquitecto Vicente Alcayne, que también pudo intervenir en esta casa de Chella donde los condes, que poseían tierras y bienes en la localidad, solían veranear. El resultado es una fachada de estilo ecléctico (puerta neogótica de arco apuntado, balcones neo-renacentistas, simulación de paramento de sillares sobre el enlucido, como en la vecina iglesia parroquial…), aunque más sobrio y funcional que el del palacio de Valencia. Destaca como elemento central el escudo de corona condal y manto de armiño, que cobija, entre otras, las armas heráldicas de los Mercader y la cruz de Santiago, por el hecho de ser el conde caballero de la Orden del apóstol.

El interior de la casa, en la misma época, fue decorado profusamente con elementos neo-renacentistas como los que se observan en el zaguán: relieves en estuco con armería romana, escudos heráldicos y grutescos. A parte de las forjas y trabajos en madera, destacan también algunas pilastras de capitel dórico, ventanas mallorquinas, etc. Destacan en especial el Salón del Conde y la Sala de la Chimenea de Mármol, decorada con zócalos de cerámica típicamente valenciana. Se conservan, asimismo, algunos muebles, enseres y obras de arte que sobrevivieron al saqueo revolucionario de 1936. Se mantiene el oratorio condal, consagrado a la Inmaculada Concepción, y hay una puerta trasera, recayente a la carretera, antiguo camino real, que comunicaba las caballerizas con el huerto posterior de la casa.

El conde de Buñol instituyó en testamento la donación del inmueble a una Fundación Asilo Nuestra Señora de los Desamparados, en la cual se integró su viuda, casada en segundas nupcias con el vecino de Chella Bartolomé Granero. Siguiendo las disposiciones testamentarias, los patronos de la Fundación entregaron el asilo, dedicado a la caridad y a la educación infantil, a las religiosas de la Orden de Inmaculada. Estas lo gestionaron hasta 1965. A partir de 1969 se hicieron cargo las religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. La casa fue restaurada a principios de este siglo, con proyecto del arquitecto Fabián Moll, y sigue desarrollando sus fines educativos: una guardería.

Cómo llegar

Otros lugares que te pueden interesar
Contáctanos

No dudes con contactar con nosotros para cualquier información.