Tourist Info Anna

Tourist Info Quesa

El Castillet (Millares)

Millares

El Castillet (Millares)

Puede que alguna de las fortalezas andalusíes del Macizo del Caroig y Muela de Cortes hubieran existido en algún momento de los siglos IX al XI, cuando funcionaba un próspero negocio de talado de pinos y descenso de madera desde las serranías interiores a Cullera, des de donde se exportaba a otras partes de Al-Ándalus, al Magreb e incluso al desarbolado Delta del Nilo. Sin embargo, fue a partir del siglo XII cuando se desarrolló en la zona un sofisticado sistema castral de refugio colectivo y defensa militar. La caída del valle del Ebro, Cuenca y Teruel en manos de castellanos y aragoneses favoreció el surgimiento de compañas de caballeros y almogávares que efectuaban incursiones en la frontera del Júcar para saquear alquerías. A ello se debe la presencia defensiva, enfrente de Millares, ocupando una roca descarnada, a 310 m de altitud, de la fortificación andalusí conocida hipocorísticamente como el Castillet, construida con técnica de tapial (tâbiya, encofrado) sobre zócalo de mampuestos.

Fue en el período 1172-1240, en coordinación con el Califato Almohade, que dominaba entonces la Península Ibérica, cuando se multiplicaron los castillos de distinta índole y las torres con albacar o recinto anexo en la zona. Los arquitectos Javier Hidalgo e Ignacio Matoses han identificado hasta 15 fortalezas andalusíes en ambas márgenes del Júcar, desde Cofrentes hasta Tous. Cuatro de ellas corresponden a Millares: Cavas, el Castillet, el Corraliquio l’Antón y el casi desaparecido Castillo del Medio, en el pueblo (del que se conserva algún muro de tapial en la calle del Castillet). Aunque este último bien pudo ser la casa de señor, con torre, cercado y casa del alcaide, construida en el siglo XIII por los primeros feudales para reemplazar al Castillet. La ulterior construcción del Palacio de los Bou en la Plaza (siglo XVI) habría precipitado su abandono y su ruina. Sin embargo, fue el denominado Castillet o Castillo de Abajo, el de la peña de enfrente y no el del pueblo, el que mantuvo durante siglos la denominación de “Castillo de Millares” por antonomasia, como indica la documentación medieval.

El edificio islámico conserva íntegro su perímetro amurallado, aunque muy desgastado por derrumbes, excepto la torre maestra o mayor, de planta rectangular, orientada al sol del mediodía, cuya silueta despunta sobre el resto de paramentos. Presenta la muralla un perímetro irregular, con dos torres defensivas, la meridional ya referida, y la torre menor del ángulo noroeste, que defiende el acceso, en forma de estratégico recodo, al recinto. El tipo de entrada protegida con antemural es habitual en la poliorcética almohade. Esta torre de mayores dimensiones conserva parte de los forjados, constituidos por bóvedas de cañón construidas con lajas de piedra trabadas con mortero de cal, una técnica constructiva que, según Hidalgo y Matoses, se repite en la bóveda de acceso al cercano castillo de la Pileta, situado en la entrada septentrional de Cortes de Pallás.

Cómo llegar

Otros lugares que te pueden interesar
Contáctanos

No dudes con contactar con nosotros para cualquier información.